trajines

“Trajines” es una exposición colectiva del proyecto Traje Humano que despliega su concepto en la profundización de las diferentes vivencias, cotidianidades, perspectivas, historias, experiencias que las personas desarrollan de manera involuntaria y condicionada a su traje humano, su piel. A manera de juego de palabras, la muestra tiene como título “Trajines”, haciendo referencia a las casualidades y causalidades de la vida y ajetreos ‒significado de la palabra trajín‒ que van dejando huella en las personas, al mismo tiempo que se expresa como diminutivo de la palabra traje, reflejando lo pequeño que se vuelven las dificultades cuando ya son superadas.

De esta forma, en su naturaleza colectiva, tiene como función representar la unidad, la red, el paralelismo, las correlaciones y las afinidades de la humanidad, a través de historias similares encontradas entre personas que no necesariamente se conocen, pero están conectadas. Así, la muestra de carácter multidisciplinario, hilvana distintas disciplinas y técnicas en un solo concepto. “Trajines” origina estos puntos de encuentro, reencuentro, identificación y reidentificación, entre los artistas y los espectadores, consigo mismos y con Man Yu, visibilizando dicha red donde todos estamos conectados a través de la experiencia humana.

Iris Lam
Curadora

Artistas:
Man Yu
Diego Esquivel
Ángel Lara
Ale Rambar

Andrés Valverde y Juan José Durán
Helen Núñez y Julián García
Yorleny Artavia
Sheyla Palma
Vernny Argüello

Trajines se concibió en el Circuito Traje Humano con la intención de incorporar diferentes lenguajes artísticos, de diferentes artistas, de diferentes subescenas culturales como otra extensión de Traje Humano. Esto con el fin de propiciar ese reconocimiento de la colectividad de la que somos parte pese a tener trajes humanos distintos fomentando comprensión, compasión y empatía.

Además de la instalación de Man Yu, se extendió la invitación directa a 11 artistas de distintas disciplinas en artes visuales para que interpreten y representen su propio “trajín”: Ángel Lara, con escultura; Juan José Durán, con ilustración de modas; Alejandro Rambar, con diseño en papel; Andrés Valverde, con fotografía; Vernny Argüello, Helen Núñez y Julián García, con video; Diego Esquivel, con videomapping; Sheyla Palma y Yorleny Artavia, diseñadoras destacadas de la pasarela TH: El Clóset Humano, con diseño de modas; y Cristian Esquivel, con performance.

Los creativos detrás de las propuestas artísticas de la revista de modas Traffic, el ilustrador Juan José Durán y el fotógrafo Andrés Valverde, exponen su obra relacionada a las realidades y diferentes aspectos de las personas y sus identidades que se construyen a partir del traje que se nos otorga, por ejemplo, un traje de hombre homosexual en un contexto patriarcal.

2 de las 11 diseñadoras de la Universidad Creativa destacadas del desfile de modas El Clóset Humano, realizado el diciembre pasado en Galería Nacional, exponen sus prendas esta vez inspirados en Traje Humano, su significado, su estética y su paleta de colores. Sheyla Palma, con sus costuras a modo remiendos, hace énfasis en las costuras y parches que las personas hacen en sus personalidades, actitudes y formas de ser, para ocultar, sobrellevar o superar las inseguridades; mientras que Yorleny Palma hace hincapié en la fuerza interna a la que los humanos pueden recurrir para superar esos trajines y situaciones difíciles que se nos presentan en el camino.

Por su parte, junto a Man Yu, Julián R. García y Helen Núñez, los productores audiovisuales de los fashionfilms del Mercedes Benz Fashion Week, lejos de las pasarelas, exponen el corto premiado, N° 77873B, sobre la renuncia del ser ante la sistematización de la sociedad que nos limita, condiciona y presiona a partir de estereotipos y objetivos impuestos. Por el otro lado, Vernny Argüello, la persona detrás de cámaras y director de fotografía de los videos promocionales de la marca país, Esencial Costa Rica, dejó por un momento los hermosos paisajes nacionales, sus playas y volcanes, para filmar un videoarte basado en el guión de Man Yu sobre las falsas realidades y capas ilusorias de virtualidad en las redes sociales, que alejan a las personas de sus búsquedas, sus misiones y sus experiencias internas.

Asimismo, el escultor Ángel Lara, reconocido por su trabajo en resina, hierro y bronce; y el diseñador y arquitecto Ale Rambar, popular por sus obras en capas de papel; trabajan dos técnicas distintas de la escultura. Ángel, expone un hermoso torso de resina, esta vez con cabeza, que revela en su interior los trajines personales que de manera cotidiana nos envuelven en una lista de quehaceres interminables que nos desvían de nuestros objetivos importantes. Mientras que Alejandro resalta el aspecto positivo de empoderarse de las herramientas que se nos otorgan con el traje humano para poder enfocarse en alcanzar nuestros sueños.

Diego Esquivel, el destacado videomapper y artista digital, en contraposición a las diseñadoras, pero de manera hilada, presenta una propuesta relacionada más bien con el enaltecimiento del ego y superficialidad desarrolladas a partir de atributos del traje humano que, a la larga, por su efimeridad y carácter perecedero, devuelven a las personas al reconocimiento de su ser interior.

Asimismo, efímeramente, Cristian Esquivel, con su personaje, EVO, trata en su performance aspectos existencialistas de convivir con el traje que se nos otorga, explorándolo y escarbando debajo de él, para tratar de descubrirnos piel adentro, lo cual, para él, es una tarea frustrantemente interminable al descubrir capa tras capa debajo de su ser.

En la muestra, Man Yu expone una instalación que refleja una interpretación de sus vivencias externas e internas relacionadas a una infancia arrebatada por el bullying originado al “vestir” un traje humano distinto al de los demás: un traje de una niña asiática en la Escuela Católica Activa, en San José, 1987.

De un gancho colgado en una pared -tal cual en la primera obra de la colección, de 1987-, cuelga un vestido amarillento -como el color de la piel asiática-, semitransparente -en representación de ser una capa-, con un largo de 9 metros y con las costuras rojas sueltas -en reflexión de una infinitud de posibilidades-. Detrás del vestido se deja entrever un texto que indica “Una vida de vidas sostenida por la brevedad”, haciendo alusión a la multiplicidad de vivencias -trajines- que cada persona experimenta aunado al traje humano que le fue otorgado -sin elección- al nacer.

Al lado del vestido, un pupitre escolar exhibe el cuaderno que ha sido expuesto a lo largo del circuito, que recopila las experiencias íntimas de vida, relacionadas a sus trajes humanos, que los visitantes han querido compartir con los demás.

Asimismo, la instalación invita a los visitantes a hacer introspección y compartir sus propios “trajines” asociados a sus “trajes humanos”, es decir, a contar esas historias que a partir de aspectos de su existencia física, de su traje humano, influyeron en sus decisiones y rumbo de vida. De esta forma, se invita a que intervengan la instalación con una serie de objetos, herramientas y materiales que se suministran en una mesa al lado del vestido, de forma que dejen su experiencia dentro de la obra, reflejando la interrelación entre los trajines de vida de las diferentes personas y de Man Yu

  info@manyuart.com | +506 8893 0023

San José, Costa Rica | Derechos reservados jul 2020 Man Yu 

  • Man Yu Facebook
  • Man Yu Instagram
  • Man Yu YouTube
  • Man Yu Twitter